Posted lunes septiembre 30, 2013 by zory

Actualidad Industrial # 8

EL PAÍS QUE NO QUIERE CRECER

Parte 2

La situación del empleo en Colombia de 2010 a 2016

Agosto de 2017

Elaborado por Cedetrabajo

Presentación

El trabajo es la fuente de toda riqueza, afirmaban desde hace siglos grandes pensadores. De hecho, el trabajo ha jugado un papel esencial en la transformación del mono en hombre, gracias a la capacidad única de la especie para elaborar instrumentos, usar el fuego, domesticar animales y cultivar, hasta avanzar a las formas más sofisticadas de producción mercantil que se conocen en la actualidad. En este proceso el elemento común ha sido y sigue siendo la fuerza de trabajo humana, capaz de transformar la naturaleza y usar la energía para crear bienes útiles.

Además, el trabajo es la vía para la dignificación humana, para darle sentido a la existencia y ser valiosos en la sociedad. El progreso de las naciones está directamente ligado a la capacidad para producir riqueza a través del trabajo.

En recientes encuestas realizada en Colombia la porción más grande de la población respondió que el principal problema que debe resolver el próximo presidente de Colombia es el desempleo, seguido por otras problemáticas socioeconómicas como salud, corrupción, educación y pobreza.

En esta segunda parte de la serie: El país que no quiere crecer, que tiene como objetivo realizar un análisis profundo del diagnóstico de la estructura productiva colombiana, Cedetrabajo ha elaborado para el Grupo Proindustria un estudio sobre la situación del empleo en Colombia entre los años 2010 y 2016, con información oficial del DANE, proveniente de la matriz del empleo y la Gran Encuesta Integrada de Hogares – GEIH 2010 – 2016.

Los resultados refuerzan lo planteado en la primera parte, en cuanto a que el país se ha concentrado en actividades productivas de bajo valor agregado que no permiten una mayor creación de riqueza. En este sentido, también hay una tendencia cada vez más marcada de creación de empleos en actividades de bajo valor, de deterioro de la calidad del trabajo y de profundización de las características de una economía enfocada en la reventa comercial a nivel sectorial y en el rebusque a nivel laboral.

En concordancia con lo planteado por el Grupo Proindustria en sus publicaciones, este trabajo busca crear herramientas para el debate sobre la necesidad de un cambio en el modelo económico, por uno que establezca políticas públicas para estimular un crecimiento sostenible y sustentable, con empleos de alta calidad y en beneficio del desarrollo nacional.

Resumen Ejecutivo

La situación del empleo en los últimos 6 años no tiene el panorama positivo que presenta el gobierno. La calidad del empleo en Colombia es lamentable y se está deteriorando. El trabajo es uno de los factores de producción más relevantes de la economía y por esto resulta primordial un análisis que relacione la producción y el valor agregado del país, con la calidad del mercado laboral, los ocupados y las horas trabajadas.

Como se demostró en la primera parte de la investigación, durante los últimos años la actividad productiva del país se ha concentrado en los servicios, que para el año 2016 representaron el 68% del valor agregado nacional (PIB), y especialmente en los servicios de la intermediación financiera, la construcción, el comercio, hoteles y restaurantes. La intermediación financiera ganó importancia en el agregado nacional, del 4,6% en el 2010 pasó al 5,3% en el 2016, y tuvo una tasa de crecimiento promedio anual real en el periodo del 9%. La construcción pasó del 7,2% al 9% en 2016 con una tasa de crecimiento del 6%. El comercio, hoteles y restaurantes pasó de participar el 12% en el valor agregado nacional al 13% en 2016 y tuvo una tasa de crecimiento real en el periodo del 5%.

Por su parte, la actividad de Explotación de minas y cantera, también sector líder en la matriz productiva colombiana, pasó de representar el 9% del valor agregado nacional en 2010 al 5.4% en 2016, llegando a niveles de participación cercanos a los del año 2005, y con una tasa de crecimiento promedio anual real durante los seis años del 4%, cabe resaltar la alta volatilidad del sector, el importante decrecimiento del -6,5% en el 2016 y los altos crecimientos del 10% y 11% de los años 2010 y 2011.

Mientras tanto, las otras dos grandes actividades económicas, la agricultura y la industria, perdieron participación en el valor agregado nacional y crecieron a un ritmo mucho menor. El sector agrícola pasó de representar el 7% del PIB al 6.5% y tuvo un crecimiento real del 2.4% en los seis años, y el sector industrial manufacturero pasó de representar el 13% del PIB en 2010 al 11,5% en 2016 y tuvo un crecimiento real del 1,8%.

En cuanto a la tasa de crecimiento real del valor agregado nacional, para el periodo de estudio 2010-2016, fue del 4.4%., y vale resaltar que en este periodo se capturan los altos precios del petróleo.

Consulte documento completo en este enlace: http://cedetrabajo.org/blog/actualidad-industrial-8-el-pais-que-no-quiere-crecer-parte-2/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *